Miles de peruanos siguen en las calles; se cumplen 2 meses de convulsión social (Nota La Jornada)

Juliaca. Miles de peruanos marcharon ayer por varias ciudades al exigir una vez más la renuncia de la presidenta Dina Boluarte y los miembros del Congreso al cumplirse un mes de la violenta represión que dejó 19 muertos en Juliaca.

La jornada de ayer estuvo marcada por un paro nacional convocado por el Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación, la Confederación General de Trabajadores y otros gremios civiles, y se extendió a Cajamarca, Loreto, Arequipa, Puno y Lima.

Juliaca fue escenario de movilizaciones más nutridas y sentidas. Los pobladores exigieron justicia para los fallecidos el 9 de enero, cuando unas 2 mil personas intentaron tomar el aeropuerto Inca Manco Cápac, a mil 300 kilómetros al sur de Lima, en la región de Puno.

Como hace un mes, la muchedumbre intentó tomar la terminal aérea, a lo que la policía antidisturbios respondió con andanadas de gases lacrimógenos.

Horas antes, cientos de personas, incluyendo familiares y allegados de las víctimas mortales, recorrieron varias calles en una congregación de luto, llanto, consignas antigubernamentales y cantos de protesta, orquestados con instrumentos musicales como trompetas y tambores.

“La sangre derramada jamás será olvidada” o “¿cuántos muertos quieres para que renuncies?” fueron algunas de las consignas, mientras madres y familiares empuñaban fotos e imágenes de los fallecidos en la ola represiva.

Aviones militares sobrevolaron la ceremonia luctuosa.

“Me han quitado a mi hijo asesinándolo. No puedes pagar eso, la vida de mi hijo”, exclamó Faustina Huanca, una vendedora informal, a la Afp. Huanca, como muchos de los presentes, vestía de negro, y participó en una misa católica.

“Pasaron dos policías y me dispararon a quemarropa (…) Tengo más de 70 perdigones en todo el cuerpo, (los médicos) sólo pudieron extraer ocho en la primera cirugía que me hicieron. Tengo el resto en el cuerpo”, aseguró Diego Quispe, trabajador independiente.

“Que todo el mundo se entere que el 9 de enero han caído nuestros hermanos en este lugar” manifestó a la Afp Edith, familiar de una víctima.

Persisten los cierres carreteros

En la ciudad blanca de Arequipa, la segunda más importante del país a 765 kilómetros al sur de Lima, hubo movilizaciones por el centro histórico hasta la Plaza de Armas de centenares de personas convocadas por sindicatos y organizaciones sociales.

También hubo protestas en Ayacucho (565 kilómetros al sur de Lima), Pucallpa (730 kilómetros al noreste) y Puno (mil 300 kilómetros al sur), donde exigieron la dimisión de Boluarte y justicia para las víctimas de la represión.

En Lima, en la céntrica plaza Dos de Mayo, se llamó a una concentración para protestar en la tarde de ayer, con un centenar de asistentes.

En Madre de Dios, alrededor de la 2 de la tarde, civiles bloquearon la carretera Interoceánica y en Tacna, las vías en las terminales terrestres, en Cusco, cientos marcharon por el centro histórico.

En el Congreso, la bancada del Bloque Magisterial retiró la firma de sus integrantes de la propuesta para reabrir el debate sobre el adelanto de elecciones para 2023. Antes de esta decisión, el pedido contaba con los 66 votos necesarios gracias al apoyo de Fuerza Popular, Perú Libre, Podemos Perú, Perú Democrático y Cambio Democrático-Juntos por el Perú informó RPP.

Según la Defensoría del Pueblo, tras dos meses de convulsión social y protestas en Perú, se han reportado 58 personas muertas y de ese total 57 son civiles y uno es un policía. Además, 62 carreteras nacionales permanecen bloqueadas por quienes protestan.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *